martes, 23 de agosto de 2011

Sin cansarme.


Y te busco sin querer, ¿para qué? Para buscarte. Sólo para leer tu nombre y no atreverme ni a pulsarlo. Mucho menos a escribirte aunque sea un “hola”, por si sin querer se envía…
Puede ser que tenga miedo, miedo a haberlo intentado y no haber conseguido nada, miedo a admitir que lo hice mal, a que por mucho que lo siga intentando no conseguiré nada, a aceptar que no soy demasiado buena para ti…
Ésa es otra de las cosas que no deja de rondar por mi cabeza, ¿Qué me falta? ¿Qué no te gusta de mí para que me ignores como si no existiera?
Nunca había intentado tanto, para no conseguir  nada a cambio…
Y todavía no me rendido.

5 comentarios:

  1. Todo puede cambiar, es cuestión de paciencia.. de saber esperar el momento adecuado.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. Sí, lo difícil es cuando llevas muchos años esperando y te canses de que no suceda nada...

    gracias por comentar guapa! un besazo para ti ♥

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tu blog, sique asi!
    Y no te rindas nunca!
    te espero en
    http://unaaficionadaavertesonreir.blogspot.com/
    no me falles

    ResponderEliminar
  4. Teentiendo, no sabes cuánto. El miedo es nuestro peor enemigo, hay que aprender a superarlo, pero es difícil, MUY difícil. Si quieres ayuda, aquí la tienes, pero he de decirte que yo no supe dar ese paso y pulsar "enviar" y le cambié por otro.
    Pero él siempre seguirá ocupando un lugar en mí como el tipo que me supo robar el corazón.
    Besos de tu Manhattan y gracias por comentar en mi blog.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a tí por pasarte por el mío, y por los ánimos :)

    un beso ♥

    ResponderEliminar