martes, 16 de agosto de 2011

No quiero un príncipe azul.

No quiero alguien igual a mí, quiero alguien que no esté de acuerdo conmigo en todo, discutamos, y me calle con un beso.
Que me escuche incluso cuando diga una estupidez, suspire, y acabe soltando una sonrisa.
Quiero que esté pendiente de mí, pero tenga su espacio, y me deje el mío.
No quiero que sea perfecto, lo quiero especial, con personalidad propia.
Que sepa que estoy mal, y me pregunte qué me pasa.
Y por último, que le encanten tanto los pequeños detalles, tanto como a mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario