martes, 16 de agosto de 2011

Es fácil.

Con quién más a gusto estés. Y seas más natural. Las palabras te salen solas y no te da miedo ser tú.
Te sientes refugiada o protegida. Tranquila, y segura. No te da miedo que lo sepa absolutamente todo.
Eres incapaz de no acordarte al menos un seg al día de él. Y tampoco aguantas sin saber nada en un solo día.
Eres incapaz de ocultarle un secreto. Te mueres al estar separados mucho tiempo.
Imposible no sacarle un tema de conversación, se te hace eterna su espera.
Os entendéis cómo nadie.
Si está mal, estás mal, si está bien, estás bien.
No soportas verlo sufrir.
Matarías a otra persona, si le hace daño.
Simplemente, es algo tan sencillo como respirar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario