martes, 16 de agosto de 2011

Es así.

Las historias verdaderamente bonitas, y perfectas, solo ocurren en las pelis.
Sí, es cierto, por muy bonita que te parezca la tuya, nunca lograrás superar las historias de las películas. Y es que si alguna logra al menos igualarla, es porque se fija en los detalles de éstas.
¿Y por qué ocurre eso? Por miedo, porque las personas de verdad, somos unos miedicas. Pensamos, que si cansamos mucho a esa persona, sin insinuarle nada, se acabará yendo. Nunca arriesgamos, ni apostamos, a que nada sea más bonito, nunca intentamos hacer una historia diferente…
Pero… nada, ni nadie puede cambiar el mundo, y menos yo, que por mucho que diga, o piense, acabo actuando como todo el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario