martes, 16 de agosto de 2011

La vida.

¿No te has parado a pensar que la vida nunca tiene sentido?
Nada es nunca como se cree que es. Lo negro, suele ser blanco, lo blanco, negro.
Pero no sólo me refiero a eso, sino también a los intentos en vano que hacemos de conseguir las cosas, porque un día pensamos que luchando se consigue, y al siguiente, que solo pasará si está en nuestro destino.
A lo largo de la vida, cambiamos muchas veces nuestra forma de pensar, e inconscientemente, lo hacemos de manera que logremos evadirnos de la realidad, y meternos en nuestro propio mundo. Es un sistema de defensa del organismo, para soportar cosas con las que realmente no podríamos, es como… si nos drogaran.
Y a pesar de todo, somos siempre peores que los animales, aunque nos cueste admitirlo. Por ejemplo un gato al que un perro le haga daño, no se volverá a acercar a dicho perro, o incluso una mosca se puede chocar 500 veces con un cristal para salir por la ventana, pero a la 501 o a la 502 conseguirá salir.
Nosotros no, ya podemos tropezar muchísimas veces en una piedra, que volveremos a caer, porque buscaremos una forma de pensar que diga que ésa, es la mejor solución.
Así que mejor abstenerse a la teoría que dice que mientras haya una posibilidad, o media posibilidad entre mil millones de que pase, vale la pena intentarlo.
Ya que, como dijo alguien, los únicos errores que cometemos en la vida, son las cosas que no hacemos.
Pero, eso sí, hay que saber valorarse, y rendirse en el momento oportuno, porque...
Si algo realmente vale la pena, volverá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario